Ahora, más que nunca, no hay que tener miedo

No hay comentarios

No hay duda: amo el periodismo. No hay duda: el poder ser la voz de las personas que no pueden ser escuchadas, me llena de satisfacción. No hay duda: mi meta es poder contribuir a un periodismo de excelencia donde el mismo no sea vetado ni tampoco realizado para satisfacer otros grandes intereses. No hay duda: somos el cuarto poder. No hay duda: nos están, poco a poco, acabando.

¿Cómo una profesión tan antigua y poderosa, en pleno siglo XXI puede acabarse? El periodismo ha sufrido una serie de cambios a través de los años que no han sido del todo buenos. Aunque, nuestra profesión está amparada bajo la Primera Enmienda en la Constitución de Estados Unidos y en la Constitución de nuestro país, bajo el Artículo II, Sección 4, lo cierto es que, en estos momentos nos están intentando silenciar.

Para muestra con un botón basta y ese botón, usted lo ha apretado varias veces. Usted, cuando lee, se puede dar cuenta si el reportaje o la noticia es objetiva o si por el contrario, está velando los intereses de alguien que con su dinero o amenazas está detrás de la misma.

La libertad de prensa es muy importante para que los ciudadanos puedan enterarse de las cosas que afectan su vida y así puedan tomar una decisión. Además, no importa qué tipo de gobierno exista, es importante para que siga existiendo lo que se conoce como democracia. Algo que, lamentablemente, también estamos perdiendo.

Solo hay que ver cómo periodistas han sido vetado de sus funciones, encarcelados o, peor aún, asesinados. Todos los días se manifiestan nuevos ataques a la prensa y cada vez hay menos libertad de la misma. No culpo a los que intentan silenciarnos, a veces se descubren cosas horribles gracias a las investigaciones periodísticas, pero entiendo que se debe tener cierto respeto o al menos transigencia hacia el mismo.

news-2094394_1280
Fake news: la orden del día en los gobiernos faltos de respeto y tolerancia.

Gobiernos como el de Donald Trump, donde la prensa constantemente es vigilada, son muestras de cómo el odio y las ganas de falta de fiscalización va en aumento. Es difícil poder servir a un país, buscando la justicia cuando el gobierno está detrás de ti lanzando amenazas. Hablando del gobierno actual de Estados Unidos, puedo mencionar también cómo en la democracia que ellos buscan, han dejado, de manera intencional, que las fake news se conviertan en la única manera en que los ciudadanos puedan mantenerse informados.

Parece mentira que en un momento en que pareciera que estamos al día en el disfrute de nuestros derechos, los periodistas tengamos que sentirnos amenazados cada vez que se nos envía a investigar algún evento. Además, es triste que alguien con más poder que uno, busque la manera de que se revelen las fuentes y de quitar programas de radio o de televisión solo porque están llevando un periodismo de excelencia al ser completamente objetivos y hablarle al pueblo con la verdad sin importar cual sea.

Se nos platica mucho sobre lo bueno y lo malo del periodismo. Incluso, se nos enseña cómo periodistas han sido galardonados por esclarecer un crimen, pero también cómo han sido víctimas fatales por la misma razón. Se nos enseña también que no se puede tener miedo y que por nada del mundo podemos dejar que compren nuestras letras y nuestra ética, pero solo cuando nos graduamos y estamos en el field es cuando verdaderamente nos damos cuenta que esta profesión NO es sencilla, asequible y mucho menos comprensible.

Los medios de comunicación han cambiado. Las tecnologías han cambiado. Nos han intentado callar y hasta asesinar, pero no hay que tener miedo. Los nuevos programas de chismes y las noticias falsas que la multitud comparte sin verificar, hacen que nuestro trabajo sea más difícil, pero no hay que tener miedo.

En estos momentos donde están ocurriendo tantas situaciones asombrosas, importantes y sustanciales para el puertorriqueño y el ser humano, podemos considerar tirar la toalla porque no nos van a dejar realizar nuestra función, pero no hay que tener miedo.

Se nos enseñó que esta profesión es valiosa y de importancia para nuestra sociedad. Gabriel García Márquez que “el periodismo es el oficio más bonito del mundo” y para mí, no hay verdad más absoluta que esa. Por eso, en el Día Internacional de la Libertad de Prensa, y ahora más que nunca, no hay que tener miedo.

¡Felicidades a todos los colegas que buscan un mundo mejor a través de un periodismo de altura y veracidad!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s