¡Feliz día de las Madres desde el cielo!

No hay comentarios

Querida Mamá:

Existen diferentes madres. Madres amorosas, madres comprensivas, madres fuertes de carácter y madres silenciosas, de esas que calladas, hacen mucho por sus hijos. Acá he visto como todas las madres son especiales. Todas tienen su encanto, porque todas esas madres son peculiares.

Una madre siempre mantiene un vínculo muy personal con su hijo. Un vínculo que no se rompe, no importan los años que pasen, porque un vínculo entre una madre y un hijo, es una unión que será eterna. Tan eterna como la nuestra.

jetty-1332009_640-2
Nuestro amor es eterno. Solo mira hacia el horizonte y lo verás.

Sé que estabas preocupada al principio por este día. Estabas un poco confundida y tal vez pensabas que nadie tenía que felicitarte un día como hoy. No entiendo el porqué de eso, porque tú eres una madre como cualquier otra. Fuiste madre desde el primer momento en el que me fui a vivir a tu pipita y lo seguirás siendo por siempre.

Mami, no quiero que olvides nunca lo grandiosa que eres. Y no, no estés triste porque no recibirás una felicitación con mis huellas o algún regalo cuando sea grande, porque, aunque no te des cuenta ahora, recibes regalos míos todos los días.

Desde que llegué a tu panza te regalé alegría. Cada vez que ibas a verme sentías emociones y tus ojos brillaban, así que te regalé aventuras. Te regalé el don de amar a otra persona más que a ti misma. Cuando nací, te regalé esperanza y también te regalé fe. Y ahora que no estoy todos los días junto a ti, te regalo paciencia y entendimiento. ¿Ves mamita cómo sí recibes regalitos míos?

He tenido mucho tiempo en el cielo para jugar y como soy chiquito me canso mucho. Así que en ocasiones me acuesto a descansar mirando para donde tú estás. Te veo en casa, sentada en la cama que iba a ser mi cama también. Veo cómo sonríes y cómo piensas en mí cuando te tocas el corazón. ¡Veo también cómo cambiaste el llanto de dolor porque me extrañabas a un llanto de alegría porque descubriste que nunca me había marchado de tu lado!

Mamita, he visto como te has acostumbrado a la soledad cuando papá no está. Sé que debería haber sido yo la persona que te acompañaría, pero no pude. Y aunque al principio estaba triste, ya no lo estoy porque me he dado cuenta de lo grande que eres tú solita mamita.

Quiero que sepas que en el cielo he aprendido muchas cosas y una de ellas es que una madre siempre tendrá tatuado a su hijo en su corazón. Y que mientras eso pase, un hijo nunca morirá porque vivirá a través de ella. ¡Y el tatuaje que tienes es enorme!

love-826936_640

Eres mi mamita sin importar cuánto tiempo estuve presente en tu vida. Pudieron haber sido 58 años o tres días y eres tan madre como cualquiera que tenga a su hijo presente. Estoy junto a ti en toda la casa, en tus desvelos y en las fechas importantes estamos juntos.  En tus preocupaciones he estado a tu lado y en las alegrías también. ¡Mira que sonríes hermoso! Tan hermoso como cuando sonreíste la primera vez que me cargaste en tus brazos.

Mami, hoy es día de las madres y quiero desearte muchas felicitaciones. Piensas que nadie debe dártelas, pero no es así. No estés triste. Eres una madre maravillosa, de esas madres que tienen como palabra favorita: fortaleza.

Sí, hoy es tu día porque sé como te imaginas acariciándome el cabello. Sé que aunque no estoy, todos los días me echas la bendición y todas las noches me lanzas un beso con mi olor favorito: el olor a mamá.

mother-and-son-864142_640
Sé que estás triste porque no recibirás nunca un regalo de mi parte, pero yo te los doy todos los días. Cierra los ojos y siente mi presencia.

No llores mi ausencia porque realmente no me he ido. No llores mi ausencia porque estoy junto a ti. No llores mi silencio porque te hablo en las noches cuando velo tu sueño. Hoy, mereces no solo una felicitación. Mereces todas las felicitaciones del mundo porque aunque no esté a tu lado, has sufrido como sufre cualquier madre.

Sufres dolor, sufres ansiedad, sufres falta de apetito. Lloras porque no me sientes, lloras pensando en lo que pudo haber sido. Sufres como una madre abnegada que muestra su fortaleza sin importar el dolor. Sufres, como sufre cualquier otra. Tú eres una madre como cualquier otra, nunca lo olvides.

Mamita linda, mi reina hermosa, no estés triste porque has sido una guerrera. Desde la primera vez que supiste que sería parte de ti me cuidabas con mucho amor y ahora que no estoy, yo soy la persona que te cuida desde el cielo sin descanso… tal y como lo hiciste tú desde mi primer día de gestación.

¡Qué Dios te bendiga siempre madre mía!

Con mucho amor,

El ángel de la guarda que siempre velará tus sueños.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s