Veneno a la Carta (Trabajo en equipo por Desireé Flores y Keishla Julianna)

2 comentarios
El establecimiento de comida rápida preferido por niños. Foto por: www.latino-news.com
El establecimiento de comida rápida preferido por niños. Foto por: http://www.latino-news.com

En los últimos años los establecimientos de comida rápida han hecho distintas variaciones en sus menús para atraer clientes que tienen un estilo de vida más saludable. Además se han dado a la tarea de demostrar que sus comidas son nutritivas y que no son procesadas de una mala manera.

McDonald’s es un restaurante que ha trabajado duro para lograr una buena imagen. A pesar de ser una de las cadenas de comida rápida más grandes a nivel mundial, han estado siempre en la mirilla pública debido a las grandes demandas que han tenido que enfrentar.

Por ejemplo, en el año 2010 el chef británico Jamie Oliver se lanzó en contra de la comida basura que sirven en este establecimiento, a través de un programa de televisión estadounidense en el que debutó, cuando éste explicó a los habitantes del pueblo de Huntington que su dieta a base de comida rápida los iba a matar. Poco tiempo después, el chef ícono de la cocina moderna consiguió demostrar cómo la cadena de comida rápida McDonald’s hacía sus populares hamburguesas y “nuggets” de pollo.

También el 19 de junio de 2001, el pequeño Vincent Ingram, quien vive en Detroit, descubrió unos gusanos tras morder una hamburguesa en su casa. La familia del niño demandó a la empresa por un millón de dólares.

Al igual que en las hamburguesas, en otros productos como en sus famosos “nuggets” se han encontrado también gusanos.
Al igual que en las hamburguesas, en otros productos como en sus famosos “nuggets” se han encontrado también gusanos.

En el año 2000 en Seattle, Washington, un abogado de nombre Harish Bharti demandó a la cadena de comida rápida por el empleo de grasa de res y no aceite vegetal, como aseguraba la compañía, en la preparación de papas fritas, en detrimento de la salud de sus clientes.

Estados Unidos, México, Rusia y España son sólo algunos de los muchos países que han demandado a esta cadena de comida rápida. La página en Internet, http://www.geocities.com contiene un artículo titulado “La verdad sobre McDonald’s”, la misma apunta que las hamburguesas tienen 48 por ciento de agua y las lechugas que sirven están tratadas con 11 diferentes tipos de químicos para mantenerlas verdes y crujientes por más tiempo. De todos los incidentes de contaminación de alimentos, 70 por ciento se concentra en los cárnicos, sin olvidar el empleo de hormonas de crecimiento para el ganado, lo que es una amenaza seria para consumidores habituales de carne. Las técnicas publicitarias de McDonald’s están orientadas al público infantil, fácil de atrapar, para así asegurar sus ganancias económicas. ¿Qué niño se resiste a unas ricas papas fritas?

Aunque en la Isla no se han reportado querellas de esta índole, varios empleados y ex empleados de distintos McDonald’s denuncian la mala higiene que hay en los mismos. Desde gerentes que no supervisan hasta empleados que sirven carne cruda, en Puerto Rico sí hay establecimientos donde sus comidas atentan contra la vida de sus clientes.

Para Juan Carlos Ortiz Félix trabajar como Asistente de Gerente, en el McDonald’s de Yabucoa fue una experiencia de mucha responsabilidad aunque no pueda decir lo mismo de todos sus compañeros. “Trabajé por 3 años y mi labor consistía en supervisar, cuadrar “petty cash” e inventario. Es como todo trabajo, hay quienes siguen instrucciones y hay quienes no. Por mi parte, velaba por la buena higiene y también porque los productos cumplan con los tiempos, pero no lo aseguro del resto de los compañeros”, indicó Ortiz.

A las personas en puestos gerenciales les dan adiestramientos y certificaciones de manejo de alimentos, “pero deberían dárselos a todos los empleados, aunque sea un empleado que pase mapo”, dice Juan Carlos, quien actualmente tiene 28 años.

Al preguntarle sobre cómo es el proceso que se hace para mantener la comida en buen estado, éste nos dijo: “Los productos como la lechuga, tomates, mayonesa, cebolla y otros condimentos se mantienen en una mesa fría, dependiendo del tiempo de vida de cada producto. Las carnes, los fritos y el pollo se mantienen por su tiempo de vida de cada cual, por ejemplo, las carnes duran cuatro horas, los pollos seis horas, y así sucesivamente. Al cumplirse el tiempo de vida, se supone que se descarten y se reemplacen por productos frescos”.

Al preguntarle si este había presenciado algún alimento en mal estado este contesto: “Sí. Los he visto en mal estado. También sé que se da comida en mal estado. He visto carnes que están en la bandeja por más de ocho horas. Por lo general siempre aconsejo que no compren carne en horas de la madrugada. La mejor hora para comer en estos lugares es al medio día, cuando es la hora del “rush”. Es en ese horario que podrán encontrar productos verdaderamente frescos”.

Carlos Morales, de 28 años de edad, trabajó en dos establecimientos de McDonald’s para el año 2010 en el puelo de Caguas. Su experiencia fue una de sorpresa ya que descubrió que no toda la comida que ellos brindan pasan por los procesos adecuados. “No siguen instrucciones de los gerentes. Así que si un gerente les da unas instrucciones, ellos no las siguen”, dijo.

“La carne, en el primer McDonald’s en el que trabajé, no la cocinaban. La pre cocinan y la daban cruda. Se supone que la pongan en una bandeja que aguanta el calor, pero esas bandejas no sirven y además no siguen instrucciones”, recordó sobre su primera experiencia de trabajo en el Mc Donald’s de la avenida “Degetau” en Caguas.

Recuerda cómo servían la carne sin estar lista. “Se supone que uno las deseche después de ciertas horas, pero los empleados para no cocinar nuevamente, utilizaban las mismas y no carnes nuevas. Así que le dan al cliente una carne con muchas bacterias”.

Para su hermano, quien prefirió estar en el anonimato, lo más que le impresionó durante los años que trabajó en ese establecimiento, fue la irresponsabilidad de los empleados. “No utilizan guantes y no les interesa si el pan o la lechuga se cae. Ellos la vuelven a utilizar felices. La toman del piso y no importa si tienen suciedad o no, ellos no la sacuden cuando la cogen”, enfatizó este joven.

Al cuestionarles si habían tenido la oportunidad de servir comida vieja, ambos acentaron con la cabeza sin vacilar. “Si se ha dado comida vieja como “nuggets” y carnes viejas. También grandes cantidades de “mozzarella sticks” se dan viejos”, expusieron los hermanos.

Por otra parte, para Delinés Cintrón, quien lleva 2 años trabajando como cajera en un McDonald’s en el pueblo de Bayamón, la higiene de la comida y de los empleados es muy importante. “Sigo instrucciones de mis gerentes y supervisores. Nos dan como una pequeña charla cuando una está llenando contrato. En tu primer día de trabajo tienes una persona que te estará enseñando paso por paso lo que debes de hacer y lo que no debes de hacer. Y te enseña lo que debes hacer en diferentes áreas del restaurante”.

A preguntas sobre el procedimiento para trabajar con las comidas, la joven contestó: “Mantenemos la comida congelada pero antes de sacarla tenemos que verificar la fecha de vencimiento. Por ejemplo, la comida hecha tiene un tiempo de vencimiento. Y hay que estar muy pendientes a ese periodo. Para eso colocamos la comida en un lugar que tiene un reloj. El reloj te indica cuántos minutos dura y cuánto tiempo queda para que se dañe”.

Cuando ese tiempo llega al final, Delinés Cintrón indica que el reloj empieza a sonar para que se vote la comida. Siempre se tiene que votar, porque el empleado tiene a un gerente o a un entrenador a su lado en la cocina.

¿Qué pasa si el empleado no sigue las reglas? “Si no sigue estas reglas se te documentará ya que son políticas del restaurante”, dice confiada la joven. Al preguntarle si en el restaurante donde trabaja sirven comida en mal estado ella contesto: “No hemos dando comida en mal estado. Nunca he visto que se les da comida a los clientes vieja o contaminada. En el tiempo que yo llevo trabajando allí no he visto nada de eso”.

A pesar de que la joven Cintrón habló muy bien del área donde trabaja, existen más empleados que acusan a McDonald’s de no tener una buena supervisión para sus empleados o de no seguir las reglas para poder ofrecerle a sus clientes un servicio de calidad. Tal es el caso de un joven próximo a graduarse de la universidad y quien trabajó en el McDonald’s del Turabo, en el pueblo de Gurabo. El joven quien no quiso ser identificado, fue muy preciso al hablar sobre los procedimientos que siguen los empleados para avanzar a terminar sus quehaceres. “El aceite que se utiliza es viejo. Claro que uno puede reutilizar el aceite, pero no de la manera en que se utilizaba en mi trabajo. El aceite luego de ser usado lo guardaban en bolsas de basura negras. O sea, tomaban una caja roja de leche (donde vienen las leches) y le ponían una bolsa de basura negra para tapar los rotos. Ahí colocaban el aceite. En ocasiones lo dejaban sin cubrir y uno no sabe qué animales o qué cosas pudieron caer en el mismo.”

Por otra parte, una cliente quien no quiso ser identificada explicó que fue envenenada al ingerir alimentos de este establecimiento. “Salí un domingo con un familiar a comer en este restaurante y me percaté que uno de los “nuggets” estaba duro y sabía extraño, cuando lo miré estaba crudo y tenía sangre. Consiguiente a esto, estuve dos días hospitalizada por envenenamiento”, indicó una preocupada joven.

A continuación se muestra una tabla donde se explica el costo de una ensalada vs. un “Big Mac” de McDonald’s.
A continuación se muestra una tabla donde se explica el costo de una ensalada vs. un “Big Mac” de McDonald’s.

Esta tabla demuestra el porqué una ensalada puede llegar a costar más que una hamburguesa de McDonald’s. En una sociedad donde la situación económica no es una próspera, es evidente que las personas prefieran comprar comida rápida, como un combo de “Big Mac” y no una ensalada con una botella de agua. Cuando la botella de agua en ocasiones te puede llegar a costar $1.65 dólares.

Varios estudios realizados demuestran que existen muchas personas preocupadas por esta realidad por lo que las éstas se han dedicado a buscar más información sobre cómo la comida de McDonald’s afecta a la salud de sus clientes. Muchos han documentado a través de imágenes el gran daño que hace dicha comida.

Ejemplo de ello lo es Morgan Spurlock, un cineasta independiente estadounidense que en el año 2004 escribió, produjo, dirigió y protagonizó el documental “Super Size Me”. Dicho documental muestra la evolución de Spurlock durante 30 días, en los cuales sólo se alimenta de comida de McDonald’s. El espectador puede comprobar los efectos que tiene este estilo de vida en la salud física y psicológica.

El arriesgado cineasta también filmó otra demostración a la que él llamó “The Smoking Fry”. Spurlock deja alimentos de McDonald’s , como unas papas fritas, un “Big Mac”, un “Filet-O-Fish”, “McGrill” de Pollo, y un cuarto de libra con queso junto con una hamburguesa y papitas fritas de un restaurante tipo “comida lenta”, en frascos con el fin de ver el ritmo al que las diferentes comidas se descomponen. La hamburguesa y las papitas fritas del restaurante alternativo fueron descompuestas rápidamente, al igual que la mayoría de los alimentos de McDonald’s, con la excepción de la “Big Mac” y las papas fritas.

El “Big Mac” duró cinco semanas, después de 10 semanas, el documental sostiene que las papitas fritas todavía no habían empezado a descomponerse y fueron arrojados por un interno debido al mal olor de las demás cosas. Dando a demostrar, una vez más, lo peligroso que son estas comidas debido a los químicos que le aplican para que no se descompongan.

McDonald’s te ofrece una gran variedad de comida para que puedas tener una amplia selección a la hora de satisfacer tu hambre, pero a la misma vez te ofrece razones para que no comas nuca más en él.

Debido a una serie de sucesos que van desde la explotación infantil hasta las enfermedades que causan su comida, McDonald’s ha tenido que ceder. Sí, ha cedido recientemente a las exigencias de sus clientes para poner fin a la utilización de carne chatarra llamada “pink slime” (baba rosa) recubierto con hidróxido de amonio en sus hamburguesas y sándwiches de pollo.

Se podrían enumerar más de 20 razones por las cuales no es necesario ni saludable comer en este establecimiento, pero una de las más importantes lo son los problemas de salud que causa la comida chatarra.

¿Por qué? Como se menciono anteriormente, las hamburguesas que producen tienen un 48 por ciento de agua y las lechugas están tratadas con 11 diferentes tipos de químicos. Además, debido a la gran cantidad de probabilidades que hay de que la carne se contamine, se inyectan grandes dosis de antibióticos a los animales.

Como si fuera poco, las hamburguesas están hechas principalmente con tendones, lenguas, encías, párpados, hocicos, intestinos, rabos y sangre. La llamada “comida chatarra” que venden es deficiente en cuanto al contenido nutricional. Esto no presenta un problema grande si se consume en algunas ocasiones, pero McDonald’s vende sus productos como una alternativa al desayuno, almuerzo y cena.

Es tan preocupante ya que un niño que coma diariamente en McDonald’s se encuentra más propenso a presentar enfermedades cardíacas, debido a la cantidad de grasa y colesterol de la comida.

No es sorpresa tampoco que a mediados de 2003, se dieron casos de contagio del Síndrome Urémico Hemolítico (SUH) por el consumo de hamburguesas de la empresa de comida chatarra. Varios niños se enfermaron y se conocen casos en que las víctimas murieron.

Si no cree todavía que esta situación es alarmante, lea bien lo siguiente: El hidróxido de amonio es una solución utilizada para matar bacterias, la cual algunos llaman “baba rosa”. La “baba rosa” se produce tratando deshechos de carnes con el producto químico, que de otra manera serían no comestibles.

Ejemplo de cómo puedes encontrar la famosa “baba rosa” en sus carnes.
Ejemplo de cómo puedes encontrar la famosa “baba rosa” en sus carnes.

Los químicos utilizados en sus carnes más la poca responsabilidad de algunos de sus empleados hacen que estas comidas sean un Veneno a la Carta.

Plural: 2 comentarios en “Veneno a la Carta (Trabajo en equipo por Desireé Flores y Keishla Julianna)”

  1. Wow! Excelente artículo, preciso y detallado. Yo trabajé en cierto restaurante donde al sanear los vegetales y frutas usan cierto tipo de saneador. Una vez éste saneador me cayó por completo encima y me provocó un rash horrible en todo mi torso, y desde que me ocurrió eso sospeché que el químico usado para sanear los alimentos, no es bueno para el ser humano y mucho menos para ingerirlo estando impregnado en sus alimentos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s