¿De qué color es el maldito amigo en el baño de Kanny García?

No hay comentarios

Hola amores, regreso porque sé que aman tanto al igual que yo leer y más si se trata de las reseñas que hace esta servidora. Hoy no vamos a llorar leyendo sobre una película, pero sí lloraremos hablando del concierto de Kanny García. Que por cierto, me tocó tragarme mi orgullo y ver lo grandiosa que lucía en esos pantalones cortos. Sí soy lo suficientemente madura y MUJER para decir que Kanny está buena. Así que si no fue, caballero se lo perdió.

Vamos desde el principio. El concierto empezó a las 9 de la noche en punto. Ni más ni menos, aunque tenía que empezar a las 8:30 de la noche. Pero así son los conciertos para hacerlos más interesantes y para dar tiempo a que se llenen lo más que puedan. RECALCO, este no fue el caso de la sirena Kanny ya que el público llenó a capacidad el Centro de Bellas Artes.

Lució muy bien, cantó hermoso y el publicó y yo la acompañamos en todas la canciones. Yo estaba muy emocionada, dije: “Wow, estamos más íntimos, quiero que cante la canción esta del vibrador para ver si dice algo.” Mis ánimos eran, no por el buen concierto que mis oídos estaban presenciando, sino porque llevo años tratando de investigar de qué color es esa cosa a la que Kanny le hace una ODA.

ODA es como un poema mis pequeñines para que sepan. Bueno seguimos porque no quiero escribir mierdas. La velada fue hermosa. Esa tipa canta como los ángeles (espero que los ángeles canten así de bonito). Uno de los momentos “cursis” de la noche fue cuando Kanny trepó a su madre para que cantara con ella. ¡Válgame! La señora para tener 113 años canta fenomenal. Just kidding, no tiene esa edad aunque se vea así. Relájense, bromeo.

Por fin llegó mi momento. El momento del vibrador. Llevo años tratando de averiguar cómo es, qué forma tiene y qué baterías usa. Una de las canciones más esperadas por todos iba a comenzar. “Mi amigo en el baño” fue una de las canciones más emotivas de la noche, porque la gente se la vivió y hasta pudieron relajar junto a Kanny sobre ella. Pero mira que cojones, dijo todo menos lo que quería escuchar. Estoy segura que es de la forma de un negro catanga y ella se iba a abochornar si lo decía. Tú sabes está recién divorci’a e iban a empezar a especular. Casi dos horas, mordiéndome las uñas esperando ese momento, pero ¿para qué? Maldita sea no dijo nada. El momento más glorioso de la noche para gozar un rato y nada. Gracias a Dios que la doña de mi lado derecho guardó su vibrador color verde de baterías doble D en su cartera antes de que se terminara la canción.

Luego de varias canciones de amor, corta venas, de ponernos a bailar y de incluso una falsa salida, regresó al escenario para seguir haciéndonos suspirar y gritar. Sí, gritar de la angustia pues perdí mi tiempo al esperar algo que sabía no iba a ocurrir. Ni modo con mi santa calma esperé el tapón infernal para salir de ahí y me fui llorando para Comerío.

Nada que ver… puedo decir que fue un concierto muy emotivo y lleno de sube y bajas a través de todas sus canciones. Tanto así que por culpa de una de sus canciones le envié un texto que no debía a una persona que no debía, pero así es la vida y así son los amores. Porque a la larga, los amores amores son.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s