“Transformers 4: más patriotismo que otra cosa”.

Un comentario

Hermosos míos es tiempo de leer un poco sobre la larga experiencia al ver la película de estos carros que cambian y protegen al mundo. Sí los Transformers, pero ustedes aún no aprenden y les dicen así: los carros que cambian. Honestamente no fui el jueves, no iba a hacer fila y tampoco tenía tiempo para estar casi tres horas sentada. Mis nalgas no lo iban a soportar. Pero fui, un día que no estaba llena y a una hora que pudiera cambiarme de asiento si me cansaba. ¿Al grano amores? Ok, al grano. A Michael Bay definitivamente se le agotaron las ideas para esta película. Sinceramente esperaba mucho más y no. Todo fue tan absurdo y tan automático que uno sabía lo que iba a pasar. Con razón le estaban lloviendo críticas. Fueron 2 horas y 45 minutos de angustia y de chistes.

El primer chiste fue ver a Mark Wahlberg como protagonista, que para efectos de taquilla vende bien, pero no para efectos de película. Por lo menos no para ésta. Aunque su actuación es lo unico que yo sacaría bueno de ahí. Y sus canas, sus abdominales, su pelo, su ropa pegada y su mirada. Fuera de eso, la película no sirve. Y te diré por qué. La película ya no entretiene, de lo grandiosa que está al comienzo, se convierte en una publicidad y mercadeo de marcas. Si vas acompañado ve con una libreta para que hagas una competencia y adivinen cuántas veces sale una marca y cuán rápido cambian a otra. Créeme te vas a divertir mucho más que viendo a Optimus. ¡Es como si a Michael Bay se le hubiesen acabado las ideas! Y sí, me dirás que los efectos están cabrones. Y eso no lo peleo, pero aquí estoy hablando de otra cosa: Originalidad.

La trama empieza cinco años luego de la destrucción a Chicago donde nuestros Transformers quedan como enemigos de la humanidad. Pero la CIA quiere salvar al mundo, sin que se den cuenta que ellos están cazando a los Autobots con ayuda de una alienígena. ¡Noooo a nuestros héroes! En fin, ahí es que conocemos al galán Wahlberg y a Nicola Peltz quien interpreta a su hermosa hija. Y quien a su vez hace el papel que una vez Megan Fox hizo muy bien. ¿Cuál? Sencillo, el de correr, gritar, estar buena y ser salvada cada vez que mete las patas. Nuestro campesino, hombre guapo (Mark Wahlberg) es quien encuentra a Optimus Prime y lo arregla para involucrarse luego en una cacería. Al menos la cacería es una muy buena con grandes tomas de acción, pero que al final aburre porque deja de ser la película de Transformers para convertirse en la película de los Humanos.

Y eso definitivamente no es bueno. Hahaha se me olvidaba. Michael Bay además de ser considerado un gran director es una persona patriótica y eso lo dejó ver en esta película, una vez más. La bandera de los Estados Unidos salió mas de 346 veces y es que sólo él sabe darle esos tiros a la bandera más amada de este mundo. Y es que con tanto dinero y programas para hacer excelentes efectos, nos da sólo algo que ver, pero la historia sigue siendo una nula y vacía al igual que las últimas dos. Porque Transformers 1 sí fue la mejor y jamás Michael Bay la superará. Bueno puede que la supere, si sigue dirigiendo películas con gran frenesí, donde los gritos sean la orden del día. Pero es de estas películas que son inmunes a las críticas y la gente como quiera las va a ir a ver…ya hizo en su weekend de estreno más de 100 millones destrozando así a Capitán América y otras…

Singular: 1 comentario en ““Transformers 4: más patriotismo que otra cosa”.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s