¡Este 2019 promete! Estamos solo en el cuarto mes del año y ya la Isla logró consolidarse como La Isla de los papelones. El gabinete del Primer Ejecutivo ha cambiado más de secretarios que las versiones de Ozuna referente a la muerte del trapero Kevin Fred, Manny Manuel fue pa’ España a cantar borracho, el jefe de escolta de nuestra primera dama cobró $75,000 toletes en horas extras, hay una guerra por quién es la reina absoluta del reggaetón, el hermano del gobernador estuvo guisando con la Keleher, el sobrino de nuestro presidente de la Cámara de Representantes cobró $41,000 pesitos también en horas extras, Ozuna le robó un premio a Bad Bunny, Alexándra Lúgaro le echa la culpa a La Comay por algo que siendo figura pública se lo buscó, nos COLGAMOS produciendo por primera vez unos premios de música urbana, la gran ayuda humanitaria que se envió a Venezuela y la cortina de humo con el tema de Rolandito, por poner unos pequeños y simples ejemplos.

De todo lo que ha pasado en esta Isla Bendita, hay algo que me ha costado asimilar: los premios o reconocimientos tan seguidos (desde el año pasado) que le han dado a Beatriz Rosselló por algo que todavía no entiendo. Empecemos por el reconocimiento que obtuvo en Buenos Aires en la Undécima Cumbre Internacional de Jóvenes Líderes por su labor humanitaria y social tras el paso de los huracanes Irma y María por la Isla.

Completamente increíble, pero parece que en América Latina no están al tanto de lo que ocurre en Puerto Rico. Seguimos.

Beatriz, quien no sabe que Cien años de soledad fue escrita por Gabriel García Márquez, se llevó un premio del Museo de Ciencias de Puerto Rico. No, no me vengan a mí con que lo de Cien años de soledad fue un error sencillo y que eso no tiene que ver con su intelecto. ¿Por qué saben algo? Saber ese dato no te hace una persona elitista, ese dato es de cultura general y lo sabe cualquier persona que haya llegado al menos a cuarto año. Mi primito de 8 años lo sabe, por favoL.

Adicional a este premio, que es uno de Innovación Social por la excelente (embuste) labor que realizó al prestar servicios y ayuda durante el huracán María; sí lo mismo que dijeron en Argentina que hizo, le dieron tan reciente como ayer, el premio Liderazgo en Acción durante la Feria sobre Cuidado de Animales que celebra el Humane Society de Estados Unidos, por su liderazgo, colaboración y apoyo a Spayathon por Puerto Rico.

Ok, vamos por partes. Yo estoy muy clara del rol que ella tuvo durante el Spayathon por Puerto Rico. Reconozco el grave problema que hay con los animales realengos y el hacer estas ferias de esterilización a través de la Isla fue algo chéverín de su parte. Lo reconozco, porque soy objetiva.

Lo que NO logro entender es cómo estos reconocimientos logran que el boricua olvide lo que Isabelita hizo con todos nosotros, especialmente con los perdieron todo durante el embate de María e Irma.

¿No se acuerdan? Me lo imaginé porque el boricua es de memoria corta. La First Lady logró recaudar 30 millones de dólares para la restauración de Puerto Rico. Este dinero, que lo donamos personas como tú y yo, nunca fue a parar en hospitales, en construcciones de casas, en la compra de comida o plantas eléctricas. Con ese dinero NO se visitaron los pueblos más vulnerables, tampoco ese dinero construyó puentes o pagó el alquiler de personas a lo que arreglaban su hogar.

30 millones de dólares que se perdieron entre las reuniones extensas en el Centro de Convenciones de Puerto Rico, que se perdieron al mandar a hacerse abrigos NUEVOS con los nombres de funcionarios. ¿Tú me estás jodiendo? Con la crisis que hay (en ese tiempo), ¿vamos a gastar miles en abrigos nuevos? ¿En serio como primera dama estuvo de acuerdo? ¿De ahí también salió dinero para pagar las horas extras que su jefe de escolta trabajó durante ese periodo? ¿Vamos a estar de acuerdo con eso nosotros? Eso es robo. Como también lo es querer usar esos millones en arreglar disque parques nacionales.

Ella no solo estuvo a cargo de Unidos por Puerto Rico. También bajo su liderato, llegaron vagones con ayuda humanitaria para nosotros, pero se le perdieron. Nunca los vagones se encontraron. ¿Cómo una persona que también está al frente de un país puede hacerse de la vista larga y dejar que los vagones simplemente se pierdan? Eso también es robo.

¿Recuerdan el hermoso gesto que tuvo al enviar velas a varios municipios que no tenían luz? Visitó hogares destruidos, gente encamada que necesitaba luz o al menos una planta eléctrica y solo les llevó una vela de olor. ¡De olor! Tampoco era que la vela servía pa’ algo. ¿Así se responde a los reclamos de un pueblo? Claro, muy bonito utilizar mujeres que están echando pa’ lante en sus micro empresas para la elaboración de las mismas y darle la oportunidad a artesanos y a confinados en las artesanías con madera que también se entregaron, pero no. Todo esto fue too much.

Es inaudito que la esposa de Ricardo Rosselló reciba tantos reconocimientos por cosas que NO ha realizado. Cuando una persona actúa de manera desleal para su gente, no merece que la reconozcan. Cuando una persona traiciona la confianza, no merece que la reconozcan. Cuando una persona juega con el dolor de los demás, no merece que la reconozca. Cuando una persona acomoda todito sin consecuencias para ella, no merece que la reconozcan.

Cuando se miente, se comete fraude, se ríe del sufrimiento, y en su corazón reina la perfidia, solo se merece un premio: el premio a la alevosía. Me da mucha pena, porque sé que en ese corazón puede haber mucho más.

Todas las fotos tienen derecho de autor.

Anuncios