”¿Qué estúpida soy?”, exclamó ella. Al darse cuenta que sólo busca la felicidad de otros por miedo a encontrar la de ella.

Y es que se cree tan poca cosa, que le da miedo avanzar y demostrar que puede ella ser feliz. Tan feliz como ella sólo puede serlo.

Un gran amigo una vez le dijo: “Yo no tengo nada malo que decir de ti. Solamente me pregunto por qué eres tan buena con la gente. Me pregunto si es que te pasó algo alguna vez, pero no es normal tanta nobleza”.

Ella sólo sonrió y le dio un beso en la mejilla. Pero antes de partir le dijo: ” Soy así porque me nace”.

¡Mentiras! Ella sí guarda algo en su interior. Algo tan grande y obscuro como el tamaño de su gran corazón.

Anuncios